El día del Corpus Christi

13268176_1182765461757715_6991457263601034446_o

Tres jueves hay en el año
que relumbran más que el sol
Jueves Santo, Corpus Cristi y el día de la Ascensión.

 

En los pueblos de la Comarca de Calatayud la procesión del Corpus era una de las más importantes. En muchos de ellos, los mozos levantaban arcos adornados con hiedra, cerezas y flores, los balcones se engalanaban con colchas de damasco y toallas de encaje con motivos eucarísticos bordados. La comitiva iba encabezada por las autoridades y los mayordomos de las distintas cofradías del pueblo con sus varas, pendones y estandartes. Los niños que ese año habían comulgado echaban pétalos de flores y tras ellos los celebrantes, con terno bajo palio con la custodia, les seguían las peanas con los santos que más devoción tenían en la localidad. Los recién nacidos eran sacados por sus madres para que fuesen bendecidos y a lo largo del recorrido se situaban altares embellecidos con encajes bordados y damascos donde el sacerdote iba depositando la Custodia y donde las imágenes y pendones hacían reverencias ante el Santísimo.

Pero de esto solo queda el recuerdo recopilado por José Ángel Urzay. Hoy en día las procesiones, si no han desaparecido, son mucho más sencillas, más que nada por que en la mayor parte de nuestros pueblos desgraciadamente ya no quedan niños.

 

 

Fotografías gentileza de amigos de Nigüella, Sediles, Morata de Jiloca, Calatayud y Torrelapaja

 

Uno de los elementos más importantes de este día era la custodia, por ello, os dejo fotos de algunas, todas ellas de la Comarca de Calatayud. De los numerosos talleres de platería que desde el siglo XV al XVIII hubo en nuestra ciudad salieron piezas tan exquisitas como éstas.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *